Estamos totalmente convencidos de que la ruta es entrenar seres humanos antes que jugadores. Una persona que tenga talento para jugar fútbol y que tenga la oportunidad de empezar una carrera, se enfrenta a situaciones muy complejas en las que no está preparado emocionalmente para ello; padres que presionan, representantes a los que se les pone los ojos con forma de pesos, entrenadores que se sienten orgullosos de entrenar a grandes talentos, clubes que ven a los jugadores como forma de hacer caja, una hinchada que está deseando que salga la nueva perla de la cantera, unas directivas buscando el ROI, unos fans furibundos esperando el error para destruir, uno medios de comunicación listos para adular o apagar, y la pregunta obligada es: “ ¿Están preparados emocionalmente para gestionar todo eso?, ¿Los Clubes realmente son conscientes de ello y están haciendo algo? Sin mala intención, pero o con ella, cuando aparece un talento, la maquinaria se pone en marcha, y olvidamos que hay una persona que necesita formarse como ser humano para la vida, y luego como deportista del alto rendimiento. Los partidos se ganan con disciplina, táctica y un adecuado manejo de las emociones. Los jóvenes entre los 12 y 23 años de edad, biológicamente apenas están desarrollando su capacidad cerebral en sus lóbulos frontales que se encargan de pensar en el largo plazo, de planear, ejecutar, medir el riesgo y desarrollar empatía. Por eso, es imperativo entrenar su cerebro , ya que cuando el cuerpo técnico y ellos mismos entienden esto, todo se potencia!.

Por ello, pensamos que de la misma manera que los deportistas de alto rendimiento entrenan su parte física, técnica y táctica, se deben entrenar las emociones, ya que se encuentran siempre al acecho para bloquear el delicado equilibrio de un campeón. La Neurociencia nos ha dado un alivio enorme para entender qué pasa en el cerebro y la mente de un jugador de alto rendimiento, y nos hemos apalancado en ello para desarrollar un programa basado en la evidencia científica. El comportamiento de los jugadores en la cancha y fuera de ella, depende de los estímulos internos o de los externos, relacionados con experiencias anteriores: A eso le llamamos la huella emocional.
mentisport FC, nace con una metodologìa que intenta entrenar a los futbolistas amateur de una manera diferente, y sobre todo, desde el òrgano que gestiona absolutamente todo: EL CEREBRO.

Las herramientas en que nos apalancamos para este programa son la Psicología Positiva que se enfoca en las fortalezas, la Neurociencia que se enfoca en el estudio del funcionamiento del cerebro, el Mindfulness que se enfoca en la atención plena, el Mentoring que trabajar uno a uno su situación particular trasladándole toda la experiencia en gestión de emociones, y finalmente, casos de éxito que han funcionado en el mundo del deporte.

Somos un complemento para el cuerpo directivo del club, y trabajamos en equipo para que los resultados sean más contundentes. Los partidos se ganan con disciplina, táctica y un adecuado manejo de las emociones. Los jóvenes entre los 12 y 23 años de edad, biológicamente apenas están desarrollando su capacidad cerebral en sus lóbulos frontales que se encargan de pensar en el largo plazo, de planear, ejecutar, medir el riesgo y desarrollar empatía. Por eso, es imperativo entrenar su cerebro , ya que cuando el cuerpo técnico y ellos mismos entienden esto, todo se potencia!.

El Profesor Hugo Galeano, co creador de mentisport FC, reconocido ex futbolista profesional, jugador del Junior, Millonarios y otros clubes importantes a nivel nacional e internacional, ha venido entrenando equipos y esto lo ha llevado a entender que lo táctico no se puede divorciar de lo emocional. Es por esta razón que hoy hace parte de este programa donde ha hecho un aporte muy significativo desde lo técnico y lo táctico para lograr traducirlo a la parte emocional del jugador.